domingo, 3 de abril de 2011

Campo de trigo

Bajo un sol de justicia madura este campo de trigo en las faldas de lo que fuera el poblado íbero de Ategua (Santa Cruz). El yacimiento arqueológico de Ategua tiene 4.500 años de antigüedad.

La ciudad adquirió fama en la Antigüedad por su papel en la guerra civil entre Julio César y Pompeyo, según relata el «Bellum Hispaniense», y fue conquistada por los cesarianos en el año 45 adC. Destaca en Ategua su recinto fortificado ibérico y romano, uno de los mayores de la provincia de Córdoba (España), y las edificaciones de época ibérica, romana y medieval.

Cosechadora

En su tiempo sería una flamante y amarilla cosechadora que cruzaba los campos con su guadaña mecánica. Hoy este vehículo agrícola abandonado se ha convertido es una "instalación", todo un monumento escultórico de hierros retorcidos. Donde los elementos naturales del agua y el sol están añadiendo su impronta.

Palomas en el tejado

Paisaje nevado




Luis

Mi sobrino Luis

Carmen

Flores en el tejado


La Naturaleza nos sorprende con sus formas y colores, es el caso de esta trepadora buganvilla fucsia, que ha conseguido subirse al tejado y derramar sus bellas flores sobre un lecho de tejas encaladas.

viernes, 1 de abril de 2011

Jardín de infancia

Flores

Después de haber pasado un duro invierno en el que las lluvias caidas estos meses han dejado un duro rastro de inundaciones... Por fin, a dejado de llover.
Comentan los mas ancianos no recordaban un invierno como este desde los tiempos de la república.
Con los primeros rayos de sol la tierra se ha calentado y ha dado paso a la vida. Los campos lucen como nuncan sus mejores colores.

A través de la ventana

Feliz Reyes

El fotógrafo ambulante Félix Reyes, era conocido por el apelativo cariñoso de "El Sultani". Recordar el buen hacer de este buen hombre representa algo más que una evocación nostálgica, se trata de reconstruir una página con sus vivencias de las que algunos formamos parte, inmortalizados en aquellas primeras fotografías que nos hizo subidos en un caballo de cartón.
Al fin y al cabo, son las experiencias de estos hombres sencillos con las que se compone la historia popular de los pueblos. Felix Reyes fue el último de una generación de fotógrafos ambulantes de los muchos que hubo después de la posguerra buscándose la vida y que instalaban su improvisado plató en los parques y las ferias de cada pueblo, y que hicieron de su habilidad su oficio.
Los últimos avances en el campo de la fotografía han dejado en desuso las legendarias reflex y su sistema de negativo. Atrás quedaron los aluros de plata, el cuarto oscuro y las cubetas con químicos, porque el sistema negativo positivo que hizo popular a la fotografía,  ha pasado a mejor vida. Ahora toca la era digital, todo al momento, y todo al instante. El modo de hacer fotografía de hoy ha conquistado a la sociedad. Y las compactas digitales, al igual que los móviles que hacen fotografías y vídeos han proliferado como los hongos.
Creo, y no soy el único que así lo piensa que la fotografía ha perdido parte de ese alo mágico y romántico que siempre envolvió a este arte. Por esto, hoy mas que nunca tiene sentido recordar a este artesano del retrato.

Baila este valls

Ahora venimos


Playa de la Herradura (Almuñecar)

Solano Salido "El Tallista"

Aurora Mendoza

Solano, en su estudio